POESÍA 

 

PRESENTACIÓN DEL POEMARIO

LOS IDUS PARA JULIA”

 

Autora: María Consuelo Giner Tormo

Ilustraciones: Amérigo Asín

Prólogos: Julio Calvet, Teresa Cía y Aitor Larrabide

Lugar de publicación: Alicante (España). Impreso por AMAZON en Polonia

Primera edición: 2021

Género: Poesía y Narrativa Epistolar

 

 

Consuelo Giner, con esta obra en verso y en prosa epistolar, expresa los buenos augurios (idus, que decían en la antigua Roma), para su nieta Julia, que no son otros que los que cualquier abuelo desearía a sus nietos. Los prologuistas, entre otras cosas, dicen:

"Yo querría que le pidieras a tu abuela que te enseñe a bien cantar y a componer con ternura esos versos de hermosura como los que en este libro lleva, y no te olvides jamás de la Virgen Marinera que lleva en su corazón, como alas de paloma que entre los cielos y el mar bendice entrañable, como el rostro de tu nieta"Julio Calvet.

"En Los idus para Julia encontramos, literariamente hablando, una joya de orfebrería donde las palabras se entrelazan de amor y perlas, se entrelazan con la blancura de la ternera más radiante, con barcos del color de arcoíris y con el crecimiento tutelado de la nieta, a través de todos y cada uno de sus poemas y cartas" Teresa Cía.

"El gran valor de este poemario es el de la verdad humana que subyace al mismo, sí, pero tampoco desdeñemos el arrojo, la valentía y el dominio técnico que se esgrime de su autora en cada poema. Y todo ello inspirado en un ser pequeño, indefenso, que no pide más que saciar su hambre y sus otras necesidades esenciales... Y con sordina nos trae ecos de un ayer en que veíamos las caras de las personas que queríamos y nos reflejábamos en ellas" Aitor L. Larrabide.

ESTE LIBRO SE PRESENTARÁ LOS DÍAS 4 Y 5 DE JUNIO, A LAS 18:00 HORAS, EN LA IGLESIA DE SAN PASCUAL (PP. CAPUCHINOS), SITO EN CALLE REYES CATÓLICOS DE ALICANTE, LOS BENEFICIOS DE LAS VENTAS IRÁN DESTINADOS A MANOS UNIDAS Y CAMPAÑA CONTRA EL HAMBRE.

Desde estas páginas, deseamos a su autora María Consuelo Giner Tormo, y a todos los participantes de esta benéfica iniciativa, nuestra más cordial enhorabuena por tan magnífica obra literaria, y mucho éxito.

***

 

 

A CASTILLA LA MANCHA

Por la artista de Quintanar de la Orden

PAQUITA CORDONES

***

Tierra llena de belleza y encanto.

De campos bién cultivados.

De hombres trabajadores 

Que en Él, se han dejado las manos.

Grandes cosechas de viñedos, olivos y trigo.

De donde nace el mejor vino.

Tierra de extensos caminos y campos verdes y dorados.

De amapolas que adornan los llanos.

Tierra de campesinos que orgullosos se sienten,

Cuando recogen sus frutos sembrados.

Tierra del Quijote soñado.

Dónde Miguel de Cervantes, se siente inspirado.

Una grandiosa obra, inolvidable

Que nos ha dejado encantados por la belleza y locura de un Caballero de una triste figura.

Lleno de cordura.

Molinos de viento que busca en su encuentro.

Para revelarse contra ellos.

Sin motivo, ni cuento.

Tierra de Dulcinea de quien Don Quijote se enamora

Y la busca en todo momento.

La sueña.

La adora.

La busca por caminos.

Recorriendo pueblo tras pueblo.

Acompañado de Sancho.

Y su delgado caballo.

Rocinante.

Que de tanto cabalgar por largos senderos.

Se queda agotado.

Castilla la Mancha.

Tierra de pastores y ganados.

De gente sencilla.

Humilde y querida.

Tierra de una gran gastronomía.

El queso manchego.

Las gachas y el gazpacho.

Las judías y lentejas.

Bien cocinadas. Están buenas.

El rico jamón.

Que nos da tanto salero al corazón.

Migas y el buen cordero.

Que en caldereta, comemos.

Bailes regionales.

De mozas y mozos.

Que bailan como nadie.

Un lujo de nuestros pueblos.

Con faldas bordadas a mano.

Chalecos de terciopelo.

Con manos artesanas de arte manchego.

Gente que deja su arte en su querido pueblo.

Con jotas manchegas.

Bailes verdaderos.

Acompañados de bandurrias, guitarras, laud.

A fuerza de mucho ensayo y esmero.

Castilla la Mancha.

Nos engancha 

A visitar sus encantos.

Iglesias y patios.

Que con geranios de flores.

Quedan, bien adornados.

 

VIVA CASTILLA LA MANCHA.

SUS CIUDADES Y PUEBLOS.

***

 

POEMA DEDICADO A LOS ESCRITORES QUE HA TENIDO LA AMABILIDAD DE

REMITIRME MI BUENA AMIGA Y GRAN ARTISTA

PAQUITA CORDONES GARCÍA

 

Ilustres escritores.

Que dejáis la huella de vuestra imaginación impregnada con tinta y papel

en nuestros corazones.

 

Qué fluye en vuestras mentes,

vivencias de tiempos pasados

qué nunca se quedan olvidados,

gracias a vuestras narraciones.

 

Expresáis sentimientos,

llenos de ternura y alegría.

De penas o tristezas.

Palabras llenas de emociones 

 

Ilustres soñadores 

De guerras y batallas.

escondidas entre rejas o murallas.

Entre calles y montañas.

Entre casas antiguas y callejones.

 

Escritores de la vida.

Que reflejáis con sabiduría,

vuestra infancia.

En otros tiempos vividos

de épocas, ya.. pasadas.

 

Grandes literarios

que nos acercáis con vuestras obras,

a un mundo cultural y bien educado.

 

Vuestros libros son tesoros

inmortales e inolvidables.

Reliquias que se han quedado prendidas

entre frases y entre líneas,

escritas con buena letra..

de grandes maestros e historiadores.

 

Paquita Cordones

***

 

MI GRAN AMIGO Y EXCELENTE POETA MANUEL ROBERTO LEONÍS RUIZ (LEO)

HA TENIDO LA GENTILEZA DE OBSEQUIARME CON ESTE POEMA

 

Jamás busco a quien no me quiere

mas con todos mis sentidos

procuro servir a mis amigos

-como si para mí fuese- con verdades,

cavilados consejos e incluso halagos merecidos.

 

Dilecto amigo Antonio Colomina

 

la vida nos ha forjado dos complacidos

abuelos, con una inquietud por las letras

y se puede decir: escritores ambos

sino con éxito espectacular, sí publicados

algunos de nuestros singulares trabajos

y desde la sangre de mi conciencia

anhelo , pido , que sin desviarnos

un ápice nuestras conductas sociales

podamos ser y hacer más felices

a quienes nos rodean y estiman.

Que consigamos esparcir nuestras vivencias

con éxito, ser felices, para asegurar

que también lo serán quienes están

influenciados por nuestro campo intelectual.

 

[Compuesto para un amigo elegido desde siempre para siempre

en Orihuela “su pueblo y el mío” Manuel-Roberto Leonís Ruiz]

 

***

 

 

BRILLANTE INTERVENCIÓN DE D. JULIO CALVET BOTELLA  EN EL

VI ENCUENTROS CON LA POESIA

BIBLIOTECA PÚBLICA MARIA MOLINER

 ORIHUELA, 12 DE MAYO DE 2021

 

Intervención de D. Julio Calvet Botella

 
 
 

DESDE ORIHUELA HACIA EL MAR.

 

 

 

BUENAS NOCHES:

 

Ante todo mi gratitud.

 

EN EL NACER

 

“Puede nacerse en el paisaje castellano, entre “llanuras bélicas y páramos de asceta”, como decía Machado, o en altos canchales de Gredos y Peñalara;  en la llanura manchega donde el horizonte se pierde en el infinito, o entre el olivar, los trigales y el viñedo del valle bético; en la cordillera cántabra, o en las hondas quebradas de las Asturias; entre los boscosos montes por los que discurre el Miño, o frente al rugiente Finisterre; en la Navarra del Araquil o del Ega, o en el Panadés o el Priorato… nacer, en fin, en España.

 Y también puede nacerse, sencillamente, amorosamente, entre el naranjal y la palmera, en un rincón de Levante, y abrir los ojos despacio, gozosamente… aquí, en Orihuela.

Y hacerse paisaje al contemplar este trozo de tierra que nos acoge, y cuyo entorno nos mete en su seno para convertirse en regazo, y volvernos a hacer una y otra vez niños, y dejar prendidos en la sutil retina los azorinianos campos “soleados, multicolores y aromáticos, y sentirnos hijos predilectos de rutilante primavera”.

(De la Glosa del Pregón de la Semana Santa de Orihuela de 1984)

 

Nacer en Orihuela, que tiene alma de “Poeta y de Palmera”

“Orihuela tiene alma de palmera, cuando amanece lentamente, recortando su silueta en el azul cristalino de su cielo, y en los fondos limonados de su huerta.

Orihuela, tiene alma de poeta, cuando se eleva al cielo con sus lanzas campanadas y sus últimas veletas, con una oración y un poema, que emergen desde el surco del barbecho”.

(De la Glosa del Pregón de las Fiestas de Moros y Cristianos de Orihuela de 1981).

 

Porque la Palmera, será siempre la imagen y emblema de la Oleza de Gabriel Miró, y de la Orihuela de Miguel Hernández.

 Dos Arcángeles del alma oriolana.

 

PALMERA

 

“Rizos de aire,

de aire verde,

de aire

que peina

el verde plumaje

de una palmera.

 

Te mueves gentil

con aquel donaire

que te da la brisa leve

como si un bailar de sultana

cimbreara tu alto talle,

tu cintura y tu figura,

lejana como una estrella.

 

Es palmera enamorada

la palmera de Alicante

tan rizada y palpitante.”

(Versos del Mar y Otras Soledades, 2014)

 

  

Y EN EL MIRAR

 

Volveré a contemplar, desde el tiempo, la tierra y el alma oriolana, cómo “buscándome de memoria a mí mismo”, cómo dijera Sigüenza.

A llenarme de verdes y azules; de campos y azarbes, de torres, y esquinas siempre doradas.

Me apoyare en el quicio cuajado de blanco, de la gran balconada que cierra el Seminario, alto y acostado en la ladera, un día más de primavera.

Y escuchare el sigilo del río, y el paso cansado, lento y patricio, de Don Magín, teniente cura de Nuestro Padre San Daniel, bajando la cuesta, con el ala del manteo ceñida a su costado y la otra plegada pomposamente sobre un hombro…

Y veré, como, tras un alto en el camino, debajo de un almendro aserrado de cigarras, retomará el resuello, y aplacará el ritmo acelerado del pálpito cordial del lado izquierdo del pecho, y enjuagándose  la frente, se dejará el pañuelo en la gorguera.

 Y seguirá caminando, ya lenta y suavemente, en busca de la calle Mayor, cuajada de tiendas, de rezos y oraciones, para gozar el dulce desayuno que le va a preparar Doña Corazón Motos, que por fortuna quedo viuda de un mal y forzado casamiento, para quedar dueña del hermoso obrador de cirios y chocolates, de canelas y azúcares, de rosarios y estampas, y de potes de miel y confituras, que le dejaran sus padres.

Como una hermosa pastelería más de Orihuela. Pasteles de Oleza, tan crecidos y tan altos. Y tan blancos, y de tan almenado soplillo.  

Y en el trasfondo de la calle, oiremos el dulce hablar del río.

 

EL RIO SEGRAL

 

“No todo rio tiene eterna suerte

de ser cantado en páginas de libros,

oír la sombra de su dulce historia

y el sonar cercano de campanas.

 

Ni atravesar partiendo en dos el alma

de un pueblo noble de quehacer antiguo.

 

Y se rebela de tanto en tanto tiempo

como recordando un antiguo compromiso

de ser remedio de la sed ardiente

del naranjo, del limón y del quejido.

 

Del quejido caliente de sus venas.

de aquel  pastor que en versos doloridos

se llamaba Miguel, que quiso amarte

desde el fondo de todos sus sentidos.”

(Versos del mar y otras soledades, 2014)

 

Injusticia y sabor a hiel en el recuerdo.

 

PORQUE

 

Yo hubiera querido que volviera Miguel, en busca de Ramón, que se le murió  “como del rayo”.

Y oírle decir:

“Escoltado de cardos y piteras, me allego a ti cansado en el camino, ronco de lodo y perdido del tiempo y del sentido.

Busco en el norte de mi frente, allá en lo lejos,

un picudo campanario de colores morenos y bruñidos

cómo ágil veleta del fin de los caminos.

 

…. Después recorro lentamente tus empinadas calles de blanca encaladura. Calle Arriba en busca de aquel huerto… aquella higuera. Y llegan hasta mí los gritos de los niños con trajes de rayones, de correr claustros y resbalarse por la piedra lisa, elevando el pálpito del pecho a mudos horizontes.

Y me veo allí, sentado en aquel grupo, con el traje limpio de rezos de domingo, con mis hermanos perdidos en el quebrado rayo que partió el firmamento.

Y recorro calzado de alpargatas, entre el olor a incienso que empapa la palmera, el pozo y el molino, en busca de tu nombre, la calle húmeda de río, de tiendas y oraciones… querido hermano mío, ilustre arrepentido de haber muerto casi niño y ya imposible novio de aquella panadera….”

(Revista OLEZA, Año de 1992 director Joaquín Ezcurra Alonso)

 

EN MI CALLE MAYOR

 

Y pasare en silencio por la calle Mayor de Orihuela, porque yo nací aquí, en esta calle, un día 4 de enero de no sé cuántos años, pues ya, los años se me pierden en el tiempo, después de atravesar muchos días y muchas estaciones de la vida, que van cayendo, como las hojas de calendario, como sentidas lagrimas glaciales.

Y que recuerdo cada vez más, en el otoño de mi vida.

 

PORQUE

EN EL OTOÑO

 

“Volverán preguntas sin respuestas.

Volverán esquinas sin revueltas.

Volverán las olas sin retorno.

Y quedaran mil cosas en el hueco del recuerdo,

marchitas en el tiempo”.

(Versos del Mar y Otras Soledades, 2014).

 

Y me sentiré una vez más parte del

 

PAISAJE DEL ALMA

 

A Antonio Colomina

 que con su corazón

 pasea por las calles

 y plazas de su pueblo.

 

“El paisaje es el aura de su cielo,

el rigor de sus montañas,

el verde o gris de sus flores,

el encuentro de las cosas con las almas,

el barroquismo del sentido

y también del sentimiento.

 

El barroquismo del acanto

y la voluta encendida de sus flores,

de su estampa y de sus soles,

y del perfil de sus gentes.

 

Bastará con pasear, lentamente

en una noche de otoño por Oleza,

cuando el reloj de la Catedral

toque los cuartos de las once de la noche.

 

Y escuchar el silencio, tan solo quebrado

por el llanto de un niño que no duerme.

 

Y sentir como cae sobre nosotros

como una lluvia leve

la inmensidad de una nostalgia

del pasado de su vida y de la propia nuestra.

 

Porque el pasado es imborrable,

porque siempre está  habitado, por personas

que se fueron para siempre.”

(Versos del Mar y Otras Soledades, 2014)

 

Pasare muy rápido y sin mirar por la que fue casa de mi abuela Lola. Desesperanza sin hueco. Desespero en una larga y eterna noche. Sentimiento inacabado.

Y como un tropiezo antiguo, y como buscado de propósito, mi Catedral. La Catedral de Orihuela.

Y entrare, con todo sigilo en la penumbra de sus luces. Y me acercaré al Cristo Crucificado, para rezarle al

 

CRISTO DEL CALVARIO

 

“Mueres en la Cruz

y tan sencillo

 que el doloroso trance

esquiva la mirada

robusta y desdeñosa

del turbio sayón,

bajel de guerra y sangre

de un imperio desolado.

 

Aun no has muerto.

La lanza no ha rasgado tu costado,

estás calurosamente ensangrentado,

y tus manos y pies

cruzados de hierro airados

sostienen tu vejado cuerpo

duramente maltratado.

 

Cristo del Calvario,

enternece ver tu digna compostura,

el rio de tus venas desborda tus espaldas.

 

Y hasta la primavera

se avergüenza en sus flores

ante tu injusta condena

y tu noble sangre derramada.”

(Versos del Mar y Otras Soledades, 2014)

 

Y no podré dejar de pensar, al ver el Cristo del Calvario, en el Cristo dolorido que pintara Juan de la Cruz, el excelso poeta de la “Noche Oscura del alma”, y le escribiré a Juan de Yepes, un poema como una oración, para  decirle:

 

POETA DEL ALMA

A San Juan de la Cruz.

 

“No puedo imaginar cual fuera tu sayal oscuro y triste,

asacado de escasa galanura y turbado de múltiples espejos.

No puedo imaginarte vivo y cierto, me falta alcanzar

tu puro encaje, tu corazón hondo y maltratado.

 

Un palpitar, un viaje encarnecido, un dejar el alma en cuerpo

/incierto.

Un buscar por los altos parajes en busca del Anhelo

dejando ya tu casa sosegada en aquella noche oscura.

 

¿A dónde fuiste? Juan de Yepes ¿Adónde llegaste en las alturas

en tu arrebatada voz de sentimiento en busca de la Amada?

 

¿Dónde quedó tu silbo vulnerado en un haz de luz enamorada?

Déjame creerte aunque me duela luchar contra mi alma/encadenada

 

y poder descubrir el alto velo muy lejos sin ocaso,

robándole a la noche su misterio, para alcanzar tu cielo enamorado.”

(Marzo de 2021)

 

Y luego y después de la Catedral, acabare buscando aquel lugar entre amigos para

 

CONVERSAR MUY LARGO Y MUY TENDIDO.

A Miguel Hernández.

“Yo saldré buscando el sol sin más remedio.

rodeandome de tahonas y tertulias amigables,

en busca de recuerdos sensoriales

cómo un enjambre de abejas seculares.

 

Y te hallaré acaso con un bordado verso

que como un arco iris sin colores,

peregrine por el rayo mal herido,

que anuncie tu fugaz ausencia sin destino.”

(Alicante, nueve de marzo 2021)

 

Y me acercaré para volver a verla, como un jugar muy antiguo, a mi añorada

 

GLORIETA

 

“Glorieta,

de gloria,

de verdes,

de araucarias,

de palmeras,

y de músicas.

 

Música desde el tablado,

aguas

desde su fuente

de los colores y tonos

variables

armoniosos,

elocuentes y emotivos.

 

Niños y glorieta,

Correr y jugar bajo el sol

Y el brillar del suelo.

 

Glorieta de mi pueblo,

glorieta de mi infancia,

de mis pequeños anhelos.”

(Versos del Mar y otras soledades 2014)

 

 

Y dejando en lo alto la Cruz de la Muela, presidiendo lo inmortal en el recuerdo, me allegare sin prisas al azul del mar cercano, dejando atrás los verdes de los huertos del camino, rompiendo todo el silencio de la tarde

 

Y UNA MUSICA AL AZUL DEL INFINITO

 

A Manuel Cañizares,

 que con su voz

 despierta los poemas.

 

“El silencio hay que romper.

Romper sin la clemencia

de un sonido sereno,

de una flauta o de un adagio.

 

Hay que romperlo entero.

Ni un nocturno

ni un scherzo.

 

Hay que hacerlo con allegro

con allegro con spirito

hasta tocar el cielo,

como una polonesa abierta,

al azul del infinito.”

(Versos del Mar y otras soledades 2014)

 

Y al otear al fondo de mi camino, me pararé a contemplar con gozo a mis geranios y rosas y en el fondo el azul de mi mar Mediterráneo.

 

DE GERANIOS Y MARES

 

A mi madre y su geranio

 

“Desbordándose hacia el mar vuelca el geranio

su roja flor tras la sombra azulada

en un confín de colores que alborean

la faz señorial de una paloma.

 

¿De dónde vienes y vas con tus amores?

Flor que luces tus colores carmesíes y de rosas

tibias de canciones amorosas y habaneras:

¿Ya viene el negro vendiendo flores?

Es seguro, porque viene del país /de las palmeras.

 

Qué tendrán para mí tus corazones:

¿un sosiego, una luz, una quimera,  una voz juvenil

                                                               /de primavera?

Dulce geranio que anuncia la frontera,

de un mar juvenil de vida entera.

 

Geranio de luz de mis andares de la tarde,

que engalanará después, mi noche marinera.”

(22 de Abril de 2021)

 

Porque me voy a encontrar, sin remedio, con mis mares.

 

DE MARES

 

“De azul.

De azul de mar,

de mar de azules.

 

Mar,

eres azul o solo espejo

de cielo azul

o azul marino

de marino y azul

cómo las barcas de azul y brea,

de arenas y de sal.

 

De limpia calma marinera.

 

Si te miro,

cielo de mar

o mar de cielo,

siento la serena calma

de la tarde joven

de la noche fresca,

del rumor salado,

del olor a espuma

y de lo infinito”.

(Versos del Mar y Otras Soledades, 2014)

 

Porque quiero volver mí,

 

MIRADA AL INFINITO

 

“Queriendo ser ausente del frenesí mundano

y dar la espalda al turbio zarandeo

para ignorar sin poder el alboroto,

me acerco a ti en busca del descanso,

del reposo y del sereno aliento.

 

Y me pasmo de ver tu galanura,

tu azul manchado de algodones

que forman con tus olas un encaje

al marino final de tu paisaje.

 

Con la calma secular de tus colores

y tu brisa gentil en mi figura,

acostado en el seno de tu arena,

contemplo el sinfín de los corales.

 

Aquí no hay tiempo al margen de tus olas.

aquí se estrechan las mallas de colores

para callar el ruido de hieros y cementos

que engarzan nuestras calles sin consuelo.

 

Y cuando miro a lo lejos y entorno las pestañas

me parece ver los viejos marineros

de Fenicia, de Roma o de Cartago

que bogaron los mares como suyos

queriendo ser primeros.

 

Y ahora yo me siento ser pionero

al descubrir con mi ser y mi sentido

las olas que acuden a la playa

alcanzando mis pies y mi cintura

como si todo fuera claramente nuevo”.

(Versos del Mar y Otras Soledades, 2014)

Y al quedarme junto al mar me rodeare de

 

ESPUMA

 

“No eres de verdad,

Tan solo un suspiro.

Un suspiro de burbujas

de agua revuelta y redonda

que luego vuelve serena a lo antiguo.

 

A lo antiguo del mar,

azul y tierno

cuando regresas

tras romperte en la agreste roca

o tras besar la arena de la playa.

 

Eres solo un instante

fugaz pero radiante,

que mueres gentil cuando naces,

rota y gentil,

alegre y satisfecha,

dejando tu vida inquieta

en la claridad brillante.”

(Versos del Mar y Otras Soledades, 2014)

 

Y cerrando los ojos me perderé en el misterio buscándote una vez más,

 

SIRENA

 

“Yo no sé si es el mar tu complemento

o eres en el mar su sentimiento.

 

Sentimiento de espuma, de nácares y brillos,

brillos de las escamas plateadas

del paisaje azulado y del misterio

que envuelve tu figura

labrada por fabulas eternas.

 

Yo no sé si tu tierno y terso pecho

amamanta los peces y corales.

Si tu cola esconde su secreto

en tus muslos de mármol encendido.

 

Engendrarás los peces con estrellas

en tu seno de madre y de sirena,

que arrullaran tu canto enamorado

con sones armoniosos y atrevidos.

 

Y agobiaras la noche sin destino

de Ulises tras su Ítaca perdida

en su bajel de velas desplegadas

en busca de ese manto que le espera

bordado y en la noche destejido.

 

Si alguna vez mirando el mar y el cielo

contemplo tu figura entre las olas

saltando cual delfín por las espumas,

salúdame, sirena de mis sueños,

como si fuera un marino adormecido

de aromas y de amores sensuales”.

(Versos del Mar y Otras Soledades 2014)   

 

Y me volveré a sentar en la esquina de mi calle de Torrevieja, cerca de nuestro mar, para oír a lo lejos una sentida

 

HABANERA

 

“Coros de voces se escuchan

al son de fina guitarra

en lo alto de un navío

cargado de sal y escarcha.

 

Suenan a lo lejos del mar

con sentidas añoranzas

las canciones del marino

que dejo la isla plana.

 

Que en lo alto del camino

despidió con su pañuelo

la muchacha de ojos negros

con sus lágrimas saladas.

 

Vuelve, marino, a mi tierra,

vuélvete con la faz blanca,

que te daré un hijo hermoso

que agradecerá tu alma.

 

Con mi sangre caribeña,

con mi pecho y con mi estampa,

con mi largo pelo negro

y con mis labios de grana.

 

Que tendrá el dulzor de Cuba

y la grandeza de España.

 

Marinero, vuelve pronto,

que te siento en mis entrañas”.

(De Versos del Mar y Otras Soledades 2014)

 

Y todo mi mar, lo surcará como un lujoso sueño, una

 

ESTRELLA DE MAR

 

“Estrella de mar y de perfumes.

Perfumes de sal y soledades.

Soledades del fondo de los mares,

oscuridad azul de tus encajes.

 

Te mueves al compás de tus

                                    /deidades

que son dedos estrechos en la espina

o tal vez trazos dulces de entrecejo

de Neptuno, tu dios de infinidades.

 

Muévete como cielo en ultramares,

estrella con tus múltiples reflejos,

y acuéstate después de tu aventura

en la cálida arena de la playa,

espléndida y brillante de colores”.

 

(Versos del Mar y Otras Soledades, 2014)     

 

Y antes de dejarte un año más, mar de azules,  me acercare para ver de cerca tu luz azulada del   

 

FARO

 

“Faro luz,

luz de faro,

Iluminador de cabos,

avisador de rocas,

salvador de barcos en la noche.

 

Te diviso en los veranos

en la calidad humedad

de la brisa abalconada.

Y contemplo tu alta cúspide

Como mesana de un barco

anclado sobre una roca.

 

Roca del cabo en la costa,

con tu dulce parpadeo 

de luces alborotadas

que anuncian su continente

y la presencia de tierra.

La tierra fuerte y caliente”

(Versos del Mar y Otras Soledades 2014)

 

 

Y en el final, me quedare sentado al pie de la madrugada en el sendero del tiempo y me diré dulcemente que

 

ME QUEDARE DESCALZO EN EL CAMINO

 

“No voy a estarme quieto y muy callado,

a contemplar el lento rio circulante

de tiernos sentimientos azulados

preñados de tristezas y alegrías.

 

Continuaré luchándole al recuerdo

que abruma mi mente sin cansancio

para volver atrás, a un tiempo de añoranza,

dulce de luz, y grandes esperanzas ya cumplidas.

 

Porque no quiero regresar a los recuerdos

de un vano horizonte con perfiles ya vividos.

No me vale re-soñar lo ya sentido, solo quiero

seguir la tranquila espera en el sendero.

 

Me plantare muy quieto en el camino.

Descalzo y sin zapatos, con mirar erguido

sobre el norte del aire serenado del paisaje,

hasta que el tiempo decida mi destino.

 

Y cuando la luz me anuncie que se apaga,

cerraré con mi vida, como un sueño sin desgana.

la enamorada puerta del olvido, sin  dejar huella alguna

                                                                            /en el camino. 

                                                             (25 de diciembre de 2020)

 

Y por fin, me acercare  en el silencio de la noche, a oír tu desgarrada voz, Miguel Hernández, y llorar la muerte de tu amigo.

La Elegía de fuerte desespero. La que lleno tu alma de tristeza y el deseo de verte como nuevo para hablar de muchas cosas.

Y te lo he pedido a ti, MANOLI GARCÍA, que nos la declames esta noche. Yo sé que todos aquí te conocen y saben que eres ilustre actriz, poeta y rapsoda, Directora del colectivo “Expresión”, y Presidenta del Foro Social de Orihuela, y quisiera que nos la recitaras, como si tuvieras al lado a tu compañero del alma, Atanasio Die, en esta noche de la primavera oriolana.

Buenas Noches.

Orihuela 12 de Mayo de 2021

***